Dani y Paco Marín: “Los empresarios de la música en vivo somos unos supervivientes”

portada costello

En 2005 abría sus puertas por primera vez Costello, una de las salas de conciertos más conocidas de España a día de hoy. Los cupables son estos dos hermanos que posan para I, Me, Mine! Magazine como si de unas rockstars se trataran. Y no muy lejos de la realidad. Paco y Dani Marín, antes de embarcarse en Costello, dedicaron muchos años de su vida a trabajar en el sector de la música, incluyendo discográficas de primera división como Sony (Paco) o BMG (Dani).

A lo largo de estos diez años, Pete Doherty, Alex Turner o los mismísimos Strokes han atravesado la puerta de este local de dos plantas situado en la calle Caballero de Gracia de Madrid. Nos sentamos con sus dos socios en la sala, a puerta cerrada, e intentamos descubrir cuál es la receta mágica para que todo el mundo hable tanto de las famosas “noches en el Costello“.  Se pisan las frases, se pierden en anécdotas y dejan, a ratos, su mirada perdida. Los hermanos Marín hablan de su proyecto con la pasión de quien ha construido y desarrollado algo con sus propias manos. O de quien habla de ese hijo que ya se ha hecho mayor.

¿Es rentable una sala de conciertos?
Dani: Hoy en día es rentable. Ni mucho menos tan rentable como podría ser hace cuatro años. Estamos en un país en el que ha habido una crisis tremenda y ha repercutido. Ahora sí, pero muy pelado.
Paco: No sólo como sala de conciertos. Pero sí como apoyo. Para cubrir una buena franja horaria. Pero sobre todo como apoyo promocional es muy positivo. ¿Rentable? En una parte sí.

¿Os encontráis con muchas trabas?
Paco: Todas.
Dani: No es cuestión de apoyo institucional. Nosotros siempre decimos que nosotros no necesitamos apoyo institucional. Lo único que necesitamos es que nos dejen trabajar.
Paco: Lo único que exigimos es que nos dejen trabajar dentro de la ley.
Dani: Que nos hagan leyes lógicas acordes a una ciudad europea que tiene que tener unos contenidos culturales interesantes. Por lo demás, hay que decir que los empresarios de la música en vivo son unos supervivientes. Unos valientes que siguen aguantando como leones. Llevas muchos años trabajando con trabas y con mucho peso en las piernas.

image
Hablando con Paco y Dani en la barra del Costello. Foto de Lala Nogués® para imeminemagazine.com

¿Tal y como están las cosas, si os hubiera surgido la oportunidad de arrancar Costello hoy, en vez de hace diez años, lo haríais?
Dani: Es difícil contestarte. Ahora tenemos diez años más y no sé si con esta edad nos hubiéramos puesto a ello. Pero sí. Porque, realmente, esto al final lo haces porque te gusta mucho. De hecho si esto no te gusta, pones otro negocio.
Paco: Yo, de hecho, apenas conozco empresarios que hayan montado una sala de conciertos a los que no les guste la música.
Dani: O que se quieran forrar…
Paco: Si te quieres forrar no montas una sala de conciertos. Montas un puticlub. Yo creo que sí la montaríamos. Sólo por el amor a la música, a los conciertos…
Dani: El balance en estos diez años es muy positivo. Si no fuera por las trabas, esto sería una maravilla.

¿Falta público en las salas de conciertos? 
Dani: Para nada. Madrid tiene la oferta de conciertos, de técnicos, de músicos… más grande que ha tenido nunca. Faltan aforos. Faltan horarios. Falta variedad de tipificación para que el local sea sostenible con más actividades de las que te permiten ahora. Que un restaurante, por ejemplo, pueda dar de comer. Como pasa en Londres o en cualquier ciudad europea moderna y actual.
Paco: Y lo que no puede ser es que un menor de 18 años pueda ir al bar de al lado con cinco tíos borrachos y no puedan entrar aquí a ver un concierto.
Dani: Hay tres puntos fundamentales: horarios, aforos y una mayor variedad de tipos urbanísticos para poder realizar actividades mixtas. Si eso se solucionara, esta ciudad tendría muchas mejores condiciones para que los empresarios de la cultura musical trabajaran. Se generaría más riqueza, más trabajo y se pagarían más impuestos. Que es lo que, al final, ellos quieren.
Paco: Gente sobra.
Dani: ¿Y talento? Para aburrir.
Paco: ¿Y bandas? Más que nunca. La gente luego dice: “La Movida, los 80…”. Yo creo que hay mucha más bandas que por entonces.

Muchas de esas bandas hablan de Costello como si fuera su casa. El factor humano está claro que es algo muy importante en una sala…
Dani: Es todo. Hay una cosa evidente: Costello no empezó de cero. Costello es lo que es por dos hermanos, dos socios, que han trabajado toda su vida en el mundo de la música. Discográficas, editoriales, agencias de contratación, etc. Negarlo sería absurdo. No empezamos de cero. Cuando nosotros empezamos, a nuestro bar empezaron a venir muchísimos amigos. Músicos, diseñadores, actores… Pero también te digo, vienen también fontaneros o amigos que juegan con nosotros al fútbol. Lo importante es que el fontanero se sienta tan importante como el productor musical de turno. Eso es lo que hace que la gente se sienta en su casa. A eso le sumas un ambiente acogedor, una buena iluminación y le pones la música que la gente quiere escuchar sin ningún tipo de complejos…
Paco: Sobre todo abrimos esto con el cariño de pensar en un lugar al que nos gustaría ir a nosotros. Y lo montas como si fuera tu casa. Y tratas a la gente como el anfitrión que eres.
Dani: Si tu local te gusta, es muy fácil que le guste a la gente afín a ti.
Paco: Además nosotros venimos de familia hostelera y algo que cuidamos mucho es que da igual quién sea el cliente. Le tratamos como uno más. Y eso hace hogar.

Es muy interesante ver el cuidado que tenéis con vuestra imagen corporativa: cartelería, música, decoración… Lo teníais todo claro desde el principio?
Dani: Sí. Quieras que no, trabajar en multinacionales es una escuela que sirve para mucho. Fue nuestro máster. Sony en el caso de Paco y BMG en mi caso. De pronto estas aplicando cosas que has estado comiendo durante años: planes de márketing, imagen corporativa, etc. Aunque tengas un bar. Es uno de los secretos de los yankees. Aunque tengas un puesto de perritos, tienes un logotipo cojonudo, tienes muy bien señalizados tus productos… Tener esas cosas claras facilita tu trabajo.

¿Tenéis alguna sala de referencia en ese aspecto? Alguna vez habréis pensado: “El día que tenga una sala, va a ser muy parecida a ésta”.
Paco: No tan bestia, pero sí hemos cogido ideas de muchos viajes que hemos hecho. Más de fuera de España que de aquí.
Dani: Ten en cuenta que nosotros nos hemos criado en La Vía Láctea, Siroco, Sol… lugares en los que había sabor, club, música en directo… También, como dice Paco, viajábamos mucho y, cuando vas a sitios como Nueva York o Roma, ves cosas y piensas lo que molaría tenerlas aquí. Costello es fruto de nuestras vivencias y de lo que nos gusta. Tanto estética como artísticamente.

Y qué me decis de la noche, ¿engancha tanto como dicen?
Paco: Engancha. Y la noche de Madrid engancha mucho.
Dani: La noche es maravillosa. Pero la noche tiene muy mala fama. Injustificada en el caso de los empresarios. No creo que haya un empresario de la noche que se pase que dure más de un año y medio. A un empresario de la noche le puede enganchar la noche, pero no puedes engancharte a otras cosas. Tú tienes que ser tan profesional como una persona que tiene una panadería o una mercería.

Después de tanto esfuerzo e ilusión, imagino que debéis de estudiar mucho en manos de quién dejáis la sala. ¿Qué tal lidiais con el personal de la sala?
Paco: La cosa es que nosotros no dejamos la sala en manos de gente. Dejamos la sala en manos de nuestra gente y trabajamos con ellos. No somos dos empresarios que no vengamos aquí, que no sepamos cómo están o qué les pasa. Desde el director de la sala hasta la chica que viene a las seis de a mañana a limpiar.
Dani: Que te conozcan es fundamental. También es cierto que, en cuestión de personal, tienes que dejar muy clara la idiosincrasia de tu local, lo que quieres y esperas de ellos pero, a la vez, dejarles que tomen decisiones, que tengan su criterio…
Paco: Saber también qué esperan ellos de ti. La cosa es que no dejamos el local en manos de nadie que no tenga clarísimo el criterio. Les consideramos parte del local y de nosotros.
Dani: Hay que transmitirles que son parte del equipo. Que vean que lo que están haciendo es importante.

¿Qué recordáis el día que abristeis por primera vez las puertas de Costello?
Dani: Fue después de un concierto de La Pulquería.
Paco: Abrimos ese día con las manos llenas de pintura. De hecho me estaba tomando una copa con las manos llenas de pintura negra de la rejilla (ríe).
Dani: Vino La Pulquería después de su concierto con unos amigos que se llamaban Los Mataría. Hicieron un batiburrillo bestial de un rollo punk-rock-mariachi-festivo que fue fantástico. Y fue curioso porque nosotros no hicimos ninguna fiesta de inauguración. Sólo avisamos de que abríamos ese día y se petó. Todo el mundo lo estaba esperando.
Paco: Fue un llenazo espectacular. Hasta puntos un poco caóticos (ríe).
Dani: Parece que fue ayer y han pasado diez años.
Paco: Yo lo recuerdo con mucho romanticismo y mucha ilusión. Además con La Pulquería, que son familia. Dani trabajó con ellos en BMG y claro, lo hace todo mucho más bonito.
Dani: Fue fantástico. Además llevábamos cinco meses de obra, por lo cual estábamos extenuados económica, moral y físicamente. Abrir fue una bocanada de aire puro.

Y anédotas posteriores imagino que muchas…
Paco: Tú (Dani) tienes muchas más memoria que yo (ríe).
Dani: Yo… hombre… (ríe)
Paco: Es que hay muchas off the record (ríe). Apaga la grabadora y te las contamos (ríe).
Dani: Uno de los secretos del local es que pasa como en Las Vegas, que lo que pasa en Costello se queda en Costello. No voy a decir nombres porque traicionaríamos esta máxima nuestra, pero mira, te voy a contar una que sí que fue pública. La de la noche, al mes de abrir, que vinieron los Strokes. Fue un punto de inflexión. Que, recién abiertos, se presentaran aquí los cinco Strokes a tomar copas como un cliente más, lógicamente por los contactos que teníamos, y en su momento más álgido…

Foto de Lala Nogués® para imeminemagazine®.
Foto de Lala Nogués® para imeminemagazine®.

¿Y un concierto en Costello que recodaréis siempre?
Paco: Yo tengo un recuerdo muy guay de los Hot Legs. De repente ver en el escenario a tus colegas y encima artistas potentes. Estaban Xoel (Deluxe)…
Dani: No… tú dices en el primer aniversario. En un aniversario que se subieron al escenario Leiva, Xoel, Iván Ferreiro
Paco: Sí, recuerdo a Leiva subirse de pronto al escenario a tocar la batería…
Dani: Yo tengo muy buen recuerdo, también por un poco de ego, de ver a Alex Turner tocando con Last Shadow Puppets en nuestro escenario. Ver a ese señor ahí subido. También a Paolo Nutini.
Paco: Antonio Vega, Russian Red
Dani: Vetusta Morla. El primer concierto de Supersubmarina. El primer concierto de L.A.
Paco: Es cierto que el tema de Alex Turner fue realmente emocionante. Nos llamó una mañana Fernando Delgado, por entonces PIAS: “Necesitamos una sala para esta noche, que tengo una cosa de puta madre…”. Le dijimos que por supuesto. Además, se nos había caído el bolo de ese día.
Dani: Fernando no nos contó nada.
Paco: Ese dia justo se nos queda libre y se lo dimos. “Os vais a cagar, eh?”, nos decía. Y se planta aquí con Alex Turner y Miles Kane para tocar el disco de The Last Shadow Puppets entero en acústico para 120 personas.
Dani: Fue maravilloso.
Paco: La piel de gallina.
Dani: Ese disco es acojonante.

Unas últimas palabras para I, Me, Mine! Magazine.
Dani: Que viva Madrid, que viva el rock and roll, que viva la música en directo, que vivan los bares, que viva la gente de esta ciudad…
Paco: Y que venga todo el mundo al décimo aniversario que tenemos preparado para noviembre. Que es nuestro súper cumpleaños.

*Y los hermanos Marín nos contaron todo lo que tienen planeado para su décimo aniversario, nos hablaron del nuevo gobierno madrileño, de cubitos de hielo redondos y de alguna anécdota que no tenemos permiso para contar. Un placer encontrar a empresarios de la industria musical a los que les apasione tanto su negocio como a Paco y Dani. Nos vemos en Costello.