El Fantástico Hombre Número f: “Deberían educarnos para saber mirar”

portada_nueva

Quedamos con Hernesto Conhache y María Sánchez, las dos personas detrás de el Fantástico Hombre Número f, una iniciativa nacida en 2011 que ofrece una manera distinta de dialogar sobre fotografía. A estos dos fantásticos artistas se les ocurrió una idea igualmente fantástica: citar a profesionales de la fotografía en un foro anual con la particularidad de que debatientes, moderador, participantes y espacio se renuevan en cada edición en pro de crecer y no caer en el estancamiento crítico. Nos sentamos con Hernesto y María, que andan tramando la siguiente cita. Esta vez, tendrá lugar en Espacio Oculto (Madrid) los días 25 y 26 de noviembre.


Hay mucha gente que trabaja en la imagen pero no mediante proyectos. ¿Qué opináis sobre la importancia de trabajar por proyectos? ¿Por qué prácticamente en todas las convocatorias se exige un proyecto para participar?
Hernesto: Aparte de ser un proyecto podría ser una línea de investigación, algo que tenga un hilo conductor sobre lo que se pueda trabajar.
María: Sí, yo también lo veo así. No creo que haya diferencia entre un autor que me guste y no trabaje en proyecto y un autor que me guste y trabaje en proyecto.
Hernesto: Pero es verdad que hay como tendencia a pedir en todas las convocatorias y becas proyectos y, muchas veces, incluso cerrados. Aquí estamos del lado del proyecto abierto: puede ser una idea que tú tengas y hayas empezado a desarrollar. Lo que nos interesa es el proceso de construir, tu idea, cómo te planteas tomar las fotos, cómo se dimensiona todo eso… Hay gente que no sabe cómo arrancar un proyecto.

Hay gente que no puede pedir becas o participar en visionados porque no trabajan en proyecto. ¿Qué pasa con esas personas que no tienen proyecto y quieren ser parte de este tipo de iniciativas?
María: Pues igual eso sí que habría que cambiarlo… Repensarlo.
Hernesto: Igual que esto, hay gente que nos dice que por qué 15 fotos y no otras. Pero si traes 30 o 5 y es parte integrante de lo que tú estás trabajando, va para adelante. Sorprendentemente, hay un par de líneas en las que sí expresamos que queremos trabajar sobre los proyectos no cerrados y luego nos llegan trabajos que están ya a punto de publicarse en vez de estar en una fase inicial. Entonces yo diría que sí a estar abierto a todas estas personas que no trabajen tanto en proyecto pero que sí se tenga una mínima organización, una selección bajo algún criterio. Porque de esa manera se puede trabajar mejor sobre ello y orientarles.
María: Es que si se trabaja en fotografías sueltas en función de cada imagen, reunirnos tendría menos sentido.
Hernesto: O se podría eternizar… El Fantástico está pensado de manera que cada persona dispone de 20-30 minutos para hablar sobre sus fotos. Entonces, si es algo que no tiene una unidad temática, la cosa se dilata. No es lo mismo hablar de cosas individualizadas que de un conjunto.

Interesante… Como cuando la gente va a los visionados con el proyecto muy cerrado y el propio visionador se queja: “¿Para qué me has traído esto si ya está cerrado? ¿Para que te diga que está muy bien?”
Hernesto: Por pensar en esas personas de manera positiva, diré que es muy difícil dar por cerrado algo y a lo mejor para ellos no está cerrado.

Algo que os caracteriza es que le decís a los participantes que son fantásticos en el momento en el que los seleccionáis. ¿Creéis que a los fotógrafos les falta confianza y reconocimiento?
Hernesto: Bueno… más bien la cosa vino del nombre. Estuvimos mucho tiempo pensando en qué nombre elegir y queríamos algo que tuviera proyección. Nos gustaba la idea de algo espectacular, como decía María del hombre bala.
María: Pero lo del hombre bala derivó porque nos confundimos en la redacción del texto y entonces parecía que íbamos a proyectar a los participantes contra la pared. La mezcla entre hombre y proyectar daba a entender que los íbamos a estampar. Se creó ahí una cosa muy extraña.
Hernesto: Da juego, sí. El email además dice: “Tú eres fantástico”. Y, bueno, promueve esa idea de que lo que haces es fantástico.
María: Y quitarle también toda la importancia a la trascendencia fotográfica; un nombre ligero que baje la intensidad fotográfica.
Hernesto: Pero aún así la tiene, porque Número f es un valor que se usa en fotografía.

Un año lo hicisteis en NOPHOTO, otro en Matadero, en NO-ESTUDIO y en Mediodía Chica.
Hernesto: Sí. Y se originó en Mediodía Chica porque María era parte de la asociación. Entonces fue el uso del espacio que ella decidió darle.

¿Y los sitios los elegís bajo algún criterio en especial?
Hernesto: Tienen que ser espacios relacionados con algo cultural y que tengamos una respuesta positiva, porque hay gente con la que contactamos a la que no le apetece colaborar.

¿Y habéis notado una evolución en el volumen de propuestas recibidas? Porque vosotros vais creciendo en difusión, quizás cada vez es más la gente que trabaja en la imagen…
Hernesto: Creo que en este caso es porque queda mucha gente vinculada en cada proyecto. Son muchas personas las seleccionadas (9) y, si toda esa gente recomienda a alguien, se va haciendo la bola. Y sí se nota que cada año se recibe mucho más.
María: Y como más cerrado…
Hernesto: O nos han entendido mejor o la gente va trabajando los proyectos de otra manera.
María: Antes recibíamos tres fotos por aquí, cuatro fotos por allá… para completar las 15. Y, ahora, lo que envían es texto y fotos más cerrados; trabajos más direccionados.
Hernesto: Calidad ha habido siempre, pero quizás ha aumentado la madurez. Muchas veces el medio puede ser malo pero, el concepto, muy importante. O que la mala calidad da pie a que ese proyecto sea de otra manera. Ser un profesional y trabajar con cámaras pobres…

Ambos sois fotógrafos…
María: Bueno, yo ahora no me siento muy fotógrafa y no sé si alguna vez me he sentido fotógrafa, porque mis finales a veces no son de foto. Entonces eso me hace un poco artista visual o artista en general…

Hoy en día es habitual encontrarse con que uno es fotógrafo y a la vez editor, comisario, gestor cultural… ¿Qué balance haríais de esta situación?
Hernesto: A mí me parece positivo y que se puede deber a que, cada vez, hay más interés cultural. Hay muchas muchas cosas, por ejemplo, la fotografía, que toma referencias del cine, la pintura… Hay muchos sitios donde se cruzan y, ahora, con todos los medios que hay y las posibilidades que tenemos de llegar a otro tipo de información, se permite alcanzar esta integración. Hay veces que desarrollas más unas facetas de tu vida y otras las dejas latentes. En el caso de un comisionador, por ejemplo, ¿cuál es su formación previa? Porque un comisario puede ser, profesionalmente, casi cualquier cosa. No creo que haya un comisario que sea sólo eso. Y un editor, ¿qué es lo más correcto? ¿Que sea periodista? ¿Que sea alguien de humanidades?
María: A mí me parecen bien las dos cosas. Cuando he trabajado con gente que es muy especialista en un ámbito, es muy guay, sin embargo, estar ahí con alguien a medio camino… Por ejemplo en el libro que hice con Jaime Narváez fue un gustazo.

Diseñador, ¿no?
María: Sí. No hubiera podido hacerlo igual sin él.

¿Cuáles fueron los motivos que os llevaron a montar el Fantástico Hombre? ¿Y cómo ha repercutido en vuestro trabajo personal?
María: Nos llevó a hacerlo un interés común para encontrarnos con más gente y compartir los problemas en el transcurso de los proyectos y, para mí, ver cómo solucionan los problemas otros fotógrafos. También hablar con fotógrafos con los que es difícil encontrarte porque trabajan en terrenos distintos al tuyo, como el foto-reportaje, que parece que es un mundo separado del arte. Aquí se reúnen todo tipo de fotógrafos.
Hernesto: Y procuramos que los visionadores sean muy diversos. A mí me interesan principalmente dos cosas: que te permite crecer constantemente porque estás en contacto con personas y conoces sus procesos de cómo se piensa un proyecto y cómo los propios visionadores tienen sus propias estrategias para hablar a la gente. Aquí se produce un encuentro horizontal en el que nadie está por encima de nadie, todo el mundo interviene y se crea un clima de respeto y opinión interesante. Y luego un reto importante: que nadie cobra nada, todo el mundo son colaboradores y esto es una manera de mantener vivo algo y que no haya de por medio interés económico. ¿Qué se llevan los visionadores? También es una experiencia gratificante para ellos… Al final somos 14 personas en la mesa hablando de proyectos y hay un cruce de ideas súper interesante. No sé si la persona luego aplicará lo que sale en la mesa, pero desde luego hay herramientas suficientes para que resuelvas tus cosas.

¿Y alguna vez os ha pasado que algún proyecto no se resolviese?
Hernesto: Una vez… De la media hora sólo se hablaron los primeros diez minutos y se producían silencios. No hubo mucho que comentar. Y no es porque las fotos estuvieran mal. Quizás fue por la tensión fruto de que la gente no se conoce… Pero afortunadamente sólo nos ha pasado esa vez. Normalmente siempre queda pendiente el decir más cosas.
María: Yo eso sí que lo noto, que cada vez hablamos más.
Hernesto: Una vez, al finalizar el visionado, acabamos de pie hablando en la mesa unos con otros como si fuéramos a estar ahí tres horas más, porque había muchos temas que tratar y no teníamos tiempo.

¿Porque cuando se acaba la actividad os tenéis que ir del sitio?
Hernesto: No… Pero ten en cuenta que si es media hora y un día se ven cinco personas eso ya son dos horas y media, más las presentaciones… Puedes estar tres o cuatro horas y es demasiado tiempo. Además, quien colabora con nosotros nos está regalando su tiempo.

_1web
Foto de imeminemagazine®.
_2web
Foto de imeminemagazine®.

María, tú eres profesora en EFTI. ¿Crees que a la gente le falta motivación? ¿Cuál es el papel del docente a la hora de generar motivación?
María: Si no hago por implicar a los alumnos intuyo que puede crearse una especie de bucle de la dejadez. No me quedo sólo en la parte fotográfica técnica, que es finita y esto no me parece motivador… Me gustaría que los alumnos pensaran más allá de lo técnico, aquí es donde empiezan a engancharse. Es como una especie de filtro: gente que sólo le interesa saber hacer fotos y gente que quiere evolucionar hacia algo, ir un poco más allá… Cuando se agota la técnica tiene que haber un docente que sepa vincular con ese algo más. No sé si con el arte o con procesos internos creativos…

¿Y te ha pasado que haya habido gente que entrase muy motivada y hayan salido desmotivados?
María: Creo que siempre es al contrario. O sea, bueno, más bien hay altibajos. Entras con muchas ganas, hay un momento siempre de un pequeño bache, como que parece que va a poder contigo, pero luego siempre hay una subida. Pero vamos, siempre acaban más motivados que cuando comenzaron. Bueno… si lo cuelgas y hay algún alumno que lo lea y que saliese más desmotivado, ¡que lo diga!

¿Tú qué opinas Hernesto? Aunque no hayas sido docente.
Hernesto: Debe haber una transferencia entre personas; que parece que hay muchos profesores que van y cuentan una serie de técnicas o de batallas suyas y no están dando realmente un trato personal. Y es cierto lo que dice María: que la técnica se agota. Yo valoré mucho en su día aprender fotografía analógica en EFTI pero, llevar a la gente a pensar, es lo más interesante. Por eso lo que comentábamos antes de los proyectos abiertos: hay mucha gente cuya experiencia de vida es hacer fotos sin tema aparente pero, en el fondo, sí que hay un trasfondo que les guía. Muchas veces leyendo literatura, ensayo… descubres que hay gente que ya ha pensado todo eso y te sientes identificado. Pues esa experiencia de identificación es lo que debe ocurrir en las escuelas, para que la gente realmente se conecte a lo que está haciendo.

Las escuelas en Madrid están un poco desconectadas…
Hernesto: La vieja escuela me parece que sí. El no-apoyo institucional, sobre todo en reconocer una educación fotográfica pública, está haciendo muchísimo daño. Cuando se establezcan unas pautas, un programa de estudio…
María: Hay muy pocas escuelas públicas, la Escuela de Arte Número 10 en Madrid…

Yo estudié allí y es una pena toda la gente que se queda fuera. Aparte de que no esté modernizada.
Hernesto: Esa escuela es un claro ejemplo del no-apoyo por parte de las instituciones.
María: Que el lenguaje actual sea completamente con imágenes y que no haya apenas formación pública en fotografía… me parece súper grave.
Hernesto: Yo estoy estudiando sociología y hay una parte que es la sociología visual que hace la misma crítica: no puede ser que como experiencia humana tengamos lo visual como prevaleciente frente al resto de sentidos y emociones y no haya claros estudios públicos sobre ello. Deberían educarnos para saber mirar.

Este año os interesáis por los lugares donde la gente va a hablar de fotografía y debatir…
Hernesto: Sí, será el tema de debate. Nos parece que, a veces, es inoperante el uso de los espacios culturales si no es concertado previamente o con la excusa de algo. Es decir, me parece que todos tienen una actitud muy abierta de aceptar a todo el mundo, pero luego no es tan así. También es cierto que hay que tener cuidado con la apertura a todo el mundo porque no todos tienen buenas intenciones, pero sí que el circuito es aparentemente abierto y la realidad es que es un poco más cerrado. Como modelo de gestión cultural, me gusta lo que sucede en Matadero, por la programación que tiene, porque diversifican y hay instalaciones, exposiciones más tradicionales… Nos trataron genial. También hay muchas asociaciones culturales como Mediodía Chica o Espacio Oculto que están vivas, que tienen gente trabajando en activo y producen que haya encuentro.

¿Qué pensáis de la educación artística? ¿Limita o potencia?
María: Yo creo que es una herramienta más. Es limitante si estás estudiando Bellas Artes y pretendes que en primero o segundo o que todos los que hacen Bellas Artes sean artistas… No limita más ni menos que otra herramienta. Hay una concepción de lo mal que se hace en las facultades, de lo mal que se hace en la educación…
Hernesto: También creo que el error muchas veces es creer que lo creativo está sólo relacionado con el arte. Tú para estudiar cualquier cosa tienes que tener un pensamiento creativo, elegir un tema y abordarlo, y puede que con estrategias del arte puedas resolverlo, que surjan mecanismos para resolver situaciones. Al igual que en debates de educación hay ética, religión, arte, música… Todas son válidas.
María: Son herramientas y, a partir de esas herramientas, tienes que seguir trabajando. Quedarte sólo con la formación de una escuela es muy limitado, pero es una puerta de entrada, porque a veces trabajar por modo propio es peligroso y complicado.
Hernesto: Sí… Y puedes cometer una ignorancia muy atrevida. Nunca se está lo suficientemente formado para nada; el crecimiento vital no tiene stop y está en continuo proceso. Pero, si las escuelas de fotografía no tienen apoyo institucional, ¿qué pueden hacer por las personas? Porque tienen que subsistir como sea. Y, es más, habría que ver qué recibe a cambio el personal de las escuelas y en qué condiciones…
María: Es cierto. Lo tienes que compatibilizar. Yo compatibilizo las clases con lo que me salga. Y no puedo decir que no, porque con las clases sólo no me da.

_4web
Foto de imeminemagazine®.

¿Podríais decirme alguna cosa que no recomendaseis a la hora de embarcarse en un proyecto?
María: Ostras… Eso no se puede hacer.
Hernesto: Que la gente se sienta libre de hacer lo que quiera. Es que a veces es complicado incluso hacer lo que quieres, porque no eres capaz de llegar a pensarlo…

Haced un balance general rápido de estos años del Fantástico Hombre Número f.
María: Jo, pues que te escriban o te encuentres con gente y te recuerden lo que sucedió ese año a mí me parece muy guay.
Hernesto: Y mientras está pasando… Lo bonito del Fantástico sólo lo ven realmente los participantes y los visionadores, que es trabajar. Esa es realmente la experiencia buena que te llevas. Estar ahí y estar vivo con lo que se está hablando. En el último año con Mikel Bastida y Toya Legido comentaban, incluso, que no habían estado en un visionado con este formato de horizontalidad. Eso da dimensión a otro tipo de aportaciones.


*Podéis presentaros a la convocatoria de este año hasta el 14 de noviembre de 2015 a las 00:00. Los visionadores serán María Rosón y Miguel Ángel Tornero, el lugar Espacio Oculto y el moderador de la mesa de debate Roberto Villalón Vara.