Juanma Falcón: “Si la gente no consume arte, será nuestra responsabilidad motivarle”

juanmaportadaguay

Nos sentamos con el fundador y director de Somos ACME, una empresa de street marketing que está rompiendo las estrategias de comunicación tradicionales a golpe de teatralización y acciones guionizadas a pie de calle. Juanma Falcón (Palma de Mallorca, 1983) redirigió en 2013 su carrera de actor (Pulseras rojas, La habitación de Fermat) aprovechando su experiencia en teatro, cine y publicidad para ofrecer sus servicio a aquellas empresas que están apostando por nuevas vías de interacción con sus clientes potenciales.

Entre sus trabajos encontramos desde la reinterpretación de escenas de Regreso al Futuro (para GAES) o de Alicia en el País de las Maravillas (para BASF) hasta frenéticas performances con bailarines y banda en directo (Whirpool-Indesit). Un Premio de Oro de mano de Eventoplus abalan a esta empresa que se ha propuesto modernizar la comunicación, especialización artística mediante.

Nos desplazamos a las afueras de Madrid e interrumpimos a Juanma Falcón a dos horas del comienzo de un evento en el Teatro Goya. El mallorquín, residente en el barrio de Gracia de Barcelona, aunque piensa durante unos segundos sus respuestas, arranca con la facilidad y la naturalidad de quien se siente muy seguro de lo que piensa. Nos sentamos unos minutos con él para hablar de empresas, comunicación y… ¿arte?


No sé si refererirme a ti en esta entrevista como un empresario, un artista, un actor…
Pues me has dado en el clavo con la primera (ríe). No lo sé ni yo. Yo creo que no somos sólo una cosa. Me cuesta definirme como actor porque ahora mismo no me estoy dedicando a ello. Como empresario me cuesta porque creo que soy un empresario bastante atípico. No me he formado en la universidad ni en ninguna escuela de empresas. Soy un empresario por inquietud. Si tú quieres hacer las cosas a tu manera tienes que montar las cosas tú mismo. Soy una persona a la que le ha gustado liarse la manta a la cabeza y montar cosas. Yo con 19 años monté un videoclub y lo monté con mucha ilusión pero con total incosciencia. Convenciendo a mis padres para que me financiasen. Y fue un chorro de fracaso a nivel económico, pero una gran experiencia a nivel vital, porque Somos ACME la he creado con cero euros y ha facturado más que el videoclub en toda su historia ¿Si soy empresario? Pues sí. De hecho, aparte de Somos ACME, administro parte de una escuela de interpretación, pero para mí es mi sistema para poder llevar a cabo las cosas que quiera hacer. En la faceta de actor, me cuesta ser el último eslabón de la cadena. Un actor tiene que estar pendiente del director, del productor, la cadena… Me gusta tomar las riendas y ser actor me pone en la posición, un poco, de dummie. A mí me sale generar, buscarme la vida. Luego creo que tengo una cosa muy buena y es que me sé rodear de gente muy fiel a mí. Quizás por cómo trabajo, la gente no me ve como un empresario al uso. Igual que yo no los veo como unos empleados al uso.

Aún así, imagino que el actor es algo que siempre se lleva en las venas, ¿no?
El comunicador. Me he dado cuenta de que disfruto comunicando al mundo mi punto de vista. Yo uso mi arte… mi creatividad, para crear una obra de teatro o para crear un espectáculo donde siete bailarinas se fusionan para anunciar un producto de Whirlpool. Me sale así. Es cómo yo utilizo mi creatividad para comunicar. El actor también. También me ha interesado mucho la dramaturgia. Y piensas: “¿Por qué no?”. Y, sorprendentemente, hay algo ahí que funciona. Algo, que a mí me parece relativamente fácil, funciona. La gente lo compra. Me sale solo. Mi actor o mi artista siempre está ahí, detrás. Porque incluso con mi videoclub, hay una cosa ahí que es diferente. En este caso, lo monté a domicilio. Y al final creas algo nuevo, creas dinamismo.

Mi hermano también intentó lo del videoclub a domicilio, pero la cosa no le fue muy bien…
Yo en el tema del videoclub, la gran cagada fue que metí casi 200.000 euros.

Madre mía.
La gente me dice que soy un valiente. Yo creo que soy un incosciente. Pero a veces la valentía viene de ahí.

La delgada línea entre el incosciente y el valiente.
La definción de valiente dice que es aquel que conociendo el miedo, se enfrenta a él. Siempre he tenido una visión de la vida en la que todo es mucho más fácil de lo que nos venden. Recuerdo en el colegio: “Tienes que estudiar tal y cual”. Tenía una sensación dentro de mí que me decía que no me hacía falta para hacer las cosas. Y me considero, a día de hoy, que soy una persona que está teniendo cierto éxito en la vida. Creo que estoy viviendo el mejor momento de mi vida y lo he hecho por mí mismo. Creo que hay algo en el sistema que no está bien. Ahora me estoy convenciendo de que tenía razón en mi planteamiento. En segundo de BUP dejé los estudios y me puse a currar. Pensé que era más interesante currar y tener recursos que estudiar. No sé si me habré equivocado o no.

Por lo pronto te ha salido bien.
Por lo pronto me ha salido muy bien. Está la deuda del videoclub pero, por otro lado, estoy llevando una vida que me encanta. Vivo donde quiero, ahora estoy enamoradísimo, tengo unos amigos geniales… Para mí esto es un éxito.

juanma2
Foto de imeminemagazine®.

Volviendo a Somos ACME, ¿crees que las empresas tienen mucho que aprender en lo que a estrategias de comunicación se refiere?
Mogollón. Más que mucho por aprender… miedo por quitarse. Aquellos que están al mando de las estrategias de comunicación o marketing, tienen mucho miedo a equivocarse, más que a acertar. O lanzas una empresa nueva y tienes que crear una campaña muy diferente en la que arriesgas, o pocas marcas se atreven a hacer un cambio grande en sus estrategias de comunicación. Ahora, lo que parece, es que empieza a haber un poco menos de miedo en medida que el resto va haciendo cosas. Que sigue siendo miedo, porque es como: “Otros lo han hecho, así que ya tengo menos miedo”. Creo que siempre hay que estar en constante evolución, porque todo cambia. Nosotros utilizamos el teatro, pero hay mil maneras más. La regla básica de la comunicación es el emisor y el receptor. La mayoría se comunica pero se olvida del que recibe. Vomitonas, mensajes, fórmulas… Y se ha creado una coraza respecto a todo eso. No incentiva nada al receptor a no ser que esté muy interesado, que esté buscando justo eso. O porque, como en el marketing tradicional, le hagas algún tipo de promesa, como que le haga más feliz. A nosotros nos pagan por vender, pero buscamos entretener, emocionar, provocar algo… Nuestro sello es generar reacciones.

¿Tú crees que el arte y la empresa deberían converger más habitualmente? ¿Mantener una simbiosis? Porque lo que tú haces con Somos ACME es arte, ¿o no lo es?
Lo defino como arte porque si decimos que es aquello que mediante una creatividad generas un mensaje artístico, eso es arte. Puede ser más o menos convencional, pero es arte. Ponte tú a escribir un guión basado en Alicia en el País de la Maravillas y darle un sentido a un diálogo entre un conejo y Alicia vendiendo productos químicos. Eso para mí es arte. Hay que hacer un guión y darle un sentido. Para mí los artistas, en general, deberían empatizar más con el público normal. Si la gente no consume arte, será nuestra responsabilidad motivarle. Yo entiendo que haya una corriente rompedora y vanguardista del artista, por definición. Pero a veces da la impresión de que los artistas viven para su propia paja y para el entorno que les rodea en vez de para llegar a más gente. Por ejemplo, en el teatro de Barcelona, que es el que conozco, lo veo bastante. Están los teatreros, que hacen teatro y les acaban yendo a ver gente de la profesión y público habitual que van al teatro. Miles de personas. Pero, ¿y los millones de personas que ni siquiera se han planteado ir al teatro ni una sola vez? Hay que acercarse sin perder la crítica social, análisis, entretenimiento, hacer pensar y todo por lo que se hace teatro. Habría que rebajar el ego del artista y hacer arte para un público general. No es malo mientras no hagas basura. Hay un punto intermedio, con todos mis respetos, entre el director más vanguardista y Bertín Osborne, que hace un teatro más… barato. Ese punto serviría para incentivar que la gente vaya más al teatro. ¿Nadie se ha preguntado por qué la gente no va al teatro? Todo el mundo lo excusa al IVA cultural, que es algo que está ahí, es cierto, o a la educación, que también es cierto. Vale, pues eduquémoslos. No sé como, ¿eh? No tengo una fórmula, pero ¿que a la gente le resulta aburrido? Haz algo más entretenido. ¿Que lo ve todo como una paja mental? Pues rebaja. Ahora muchos artistas me mandarán a la mierda porque “el arte tiene que transgredir”. Que sí, pero tiene que haber para todos. Es como si sólo hay restaurantes con estrellas Michelín y tú sólo puedes ir a un restaurante gourmet. Pero tú vas a un bar de un menú ocho euros y comes la mar de bien y te lo has pasado bien. Tendría que haber un teatro menú.

¿A qué aspira Somos ACME? ¿Qué objetivo se marca de aquí a cinco años?
Esto va a quedar raro, pero ha venido tan fluido que siento que no es mío, que este capítulo de mi vida tal y como ha venido se irá para dejar paso a lo siguiente. Entonces no sé si de aquí a a un tiempo seguirá Somos ACME. Por lo menos sé que de aquí a unos años no será lo que es ahora. No sé hacia dónde crecerá ni en qué se convertirá pero ojalá siga adelante con esta libertad.

Te iba a preguntar que a qué aspirabas tú, Juanma Falcón, pero ya me has respondido.
Seguir sintiendo que estoy en el mejor momento de mi vida durante toda mi vida. Me pasó una cosa la noche de San Juan. Ya sabes, se lanzan al aire unos deseos y tal… Y me di cuenta de que no tenía nada que desear. En el buen sentido. Soy feliz con lo que tengo. No deseo una casa más grande, llegar aquí o allí… Quiero seguir siendo libre para poder seguir haciendo lo que hago. Quiero seguir sintiéndome libre. Y seguir haciendo el trabajo que requiere poder sentirse así. Porque hay un trabajo detrás. Años de trabajo personal, ejercicio emocional, cursos, terapias diversas… Estoy en el momento de sentir que nada es mío. Que soy canal. Aspiro a seguir evolucionando en esta línea.

juanma3
Foto de imeminemagazine®.

*Vamos tirando las últimas fotografías, que ya se va yendo la luz luz. Aprovechamos para echar un vistazo a la espectacular producción que ha montado Somos ACME para la ocasión en el Teatro Goya y hablamos de su próximo evento en Madrid, de Rita Ryder y del AVE. Entre otras muchas cosas. Y nos preguntamos qué será lo siguiente que se le pase por la cabeza a Juanma Falcón.