Héctor Bometón ‘Mierdecitas’: “En Internet, si estás dos días sin publicar, estás muerto”

hector_2

Quizás no te suene su nombre. Sin embargo, es raro que no te hayas cruzado en redes sociales con alguna de las viñetas de Héctor Bometón (Elche, 1988), proyecto al que, cariñosamente y producto de la frustración, decidió llamar Mierdecitas.

Héctor es, nada más y nada menos, que uno de los humoristas gráficos más conocidos de España y, sin duda, de los más controvertidos. Sus decenas de miles de seguidores en redes sociales, colaboraciones con televisión y dos libros avalan una manera de hacer humor que, en los últimos años, está ganando cada vez más adeptos. Algunos lo llaman post-humor pero, se llame como se llame, lo que está claro es que se está forjando una nueva manera de hacer humor en España donde muchos ven una clara herencia recibida de los Monty Python o del mismo Woody Allen.  Un humor donde lo incómodo o lo ridículo suele estar por encima de lo cómico.


¿Qué es para ti el sentido del humor?
Un poco complicado… La primera en la frente (ríe). Yo estudié Comunicación Audiovisual y una vez escribí un guión y se lo enseñé al profesor. Le avisé de que era una comedia y le dije que no sabía si iba a congeniar con el humor, que era muy subjetivo. En cambio me dijo que el humor, realmente, es una cosa objetiva. Y es cierto que al final nos reímos siempre de, más o menos, lo mismo. Lo que hace saltar el mecanismo es el mismo, aunque la forma sea más o menos sofisticada.

Si el sentido del humor fuera una asignatura, ¿España aprobaría?
Sí… Si hacemos la media yo creo que sí. Tenemos la piel muy fina para algunas cosas pero, a la vez, le sacamos punta a todo. De cualquier cosa hacemos guasa. Además muy rápido. Nada más hay que ver Twitter, los memes y las coñas…

¿Somos autocríticos?
En el momento que empiezas a bromear con todo, ya denota una cierta autocrítica. En ese aspecto creo que en España sí que tenemos sentido del humor.

viñetas
Captura de dos viñetas de Mierdecitas ®.

Un día te levantas y decides crear Mierdecitas. ¿Con el objetivo de vivir de ello?
Para nada. De hecho, ni siquiera ahora mismo. He prosperado, tengo más seguidores, atención y he ganado algo de dinero con los libros, pero para nada. Sí que a raíz de tener Facebook y Twitter he conseguido trabajos como el de TVE2, haciendo pixel-arts para el programa Torres y Reyes y me han surgido colaboraciones. Pero poco más. Lo más cercano a ganar dinero ha sido con la venta de libros. Pero vaya, tampoco era mi pretensión.

Encima con el tema de los libros, algo casi romántico hoy en día…
La verdad es que creo que era el siguiente paso lógico. Había gente que lo pedía. En cuanto se me propuso acepté. Pero no por el fetiche del papel. Lo que cuelgas en Internet permanece para siempre pero nadie va a verse mi timeline entero. El libro es una manera de tener todo archivado. Y una selección de lo que más orgulloso estoy.

O no todo perdura… Mira la reciente eliminación de Fotolog. 
Ya tíos. Vaya movida. Es increíble.

¿Y la gente ha respondido bien a los libros?
Sí, al primero mejor que el segundo. Por estas fechas, el primero tenía más ventas. No sé por qué es pero, realmente, hablamos de una diferencia mínima. No espero enriquecerme con esto. Me conformo con que, a la gente a la que le gusta lo que hago, le siga gustando.

image

image
Fotos de imeminemagazine®.

Un día te levantas por la mañana y ves que Duncan Jones comparte una viñeta tuya…
Lo primero que pensé es (ríe): ¿Quién es Duncan Jones? Soy horrible recordando nombres. Y eso que había visto Moon y sabía que el director era el hijo de Bowie y tal… Y le respondí que, por favor, dijera que era mía o yo iba a decir que había dirigido Moon. Una chorrada. Nos intercambiamos algunos mensajes, que le había hecho mucha gracia y tal. Ofrecí mandárselo pero me dijo que se lo compraría por Amazon y al final la cosa se fue diluyendo.

Algo de orgullo te entraría…
No mucho porque la idea original no es mía. Aunque el dibujo sí, la idea es de Noguera. Yo reclamé mi minuto de gloria porque, al fin y al cabo, era un juego. De todos modos ha habido más que también han sido virales y te pone contento. Significa que a la gente le gusta.

¿Te tomas las redes sociales como un trabajo de oficina? Hay gente que se levanta y sigue un horario exhaustivo para Instagram, Twitter…
Pues no me obsesiono mucho por publicar a determinada hora y cosas por el estilo. También porque creo que yo las utilizo como todo el mundo. La constancia es importante. Me di cuenta con el blog de que si estás dos días sin publicar nada en Internet, te dan por muerto.

Vemos tu Facebook y la cantidad de seguidores que tienes. ¿Se traducen en rentabilidad?
Parecen muchos, pero es que no son tantos como parece. Hay gente en redes que te ve, retuitea o empieza a seguirte. Pero no son ni un 5% los que compran el libro. ¿Por qué vas a comprar lo que puedes tener gratis? Con el libro no puedo pagarme ni un aquiler. Esto es un extra. Y no he pretendido que fuera otra cosa por lo cual tampoco me frustro. Si te gusta lo vas a seguir haciendo.

poemas-mierdecitas
“Además de poesía, en mi libro también hay poemas” Mierdecitas ®.

Una pregunta muy imporante: ¿Por qué la caca nos hace tanta gracia?
No lo sé (ríe). He intentado desvincularme un poco de eso. El logo lo elegí porque yo quería hacer el blog y a la hora de registrar el dominio empecé a probar cosas y estaba todo cogido. me enfadé y empecé a poner mierda y estaba cogido. Luego puse mierdamierdamierda e igual. Así que acabé poniendo mierdecitas, que estaba libre. A raíz de ahí hice el logo; pero tampoco me hacía especialmente gracia.

Yo siempre he pensado que quien no se ríe con la caca es porque no quiere, no porque no le apetezca.
(Ríe) Puede ser. Siempre es gracioso, es cierto. Lo que pasa es que un chiste muy facilón.

Mira Molg G. (creadora de La Psicologa Honesta), está siempre con la caca.
Y le va bien, ¿eh?

Si me dices tu película favorita, por curiosidad, ya acabamos.
Le tengo un cariño especial a 2001: Odisea en el espacio. Es un poco típica, pero me gusta de verdad. Me toca la fibra.